lunes, 21 de marzo de 2011

NO SÓLO DE BESTIAS MARINAS VIVE EL HOMBRE

Y es que parece que se ha desatado la fiebre del atún mar adentro y de la anjova en la costa. En todo caso, es obvio que la gente lo que busca es adrenalina, y lo mismo supone para el pescador de lubinitas o jureles sacar anjovas gordas desde costa que para el pescador harto de anjovas sacar un atún de esos de varias decenas de kilos de peso y otros tantos de sabiduría en las aguas azules. El caso es que, yo que soy bastante pacífico, he dejado un poco de lado la adrenalina un par de días para ir a buscar mi karma a las aguas dulces, como de costumbre, con la llamada reproductiva de los lucios, visitando un par de enclaves de la geografía valenciana.

Allí estaba uno de mis viejos amigos, en el mismo sitio de siempre, y todos los años consigo engañarlos. Foto: David Sánchez

David se estrenó en esto de los lucios en un día complicado por el gran caudal.

El último día pesqué desde el kayak; en concreto esta vez usé el Freedom Hawk, y es que le he cogido el gusto a esto de pescar de pie, como si pescara desde una barca, viendo todo lo que antes no veía desde otros kayaks. Un lujo sacar una decenita de lucietes a pez visto y algunos basses en unas aguas tan sumamente pescadas y furtiveadas como las valencianas, con la paz y el sosiego de no oir petardos ni motores en todo el día...

Probamos algún cacharrito nuevo tras arrasar con el Finder Jerk de Molix...

Y un pequeño vídeo para terminar...

video

jueves, 3 de marzo de 2011

LOS ROQUES DE VENEZUELA

LO QUE PUDO HABER SIDO... Y FUE



Llorando bajé de la avioneta al ver dónde estaba desde el aire. 7 días de pesca intensiva en el archipiélago, pescando arrecife, manglar y "flats", primero a mosca y luego a spinning, sacando peces de ensueño con la línea 4 - 5, hasta que un jurel trompa de hierro puso fin a la dilatada carrera de la Daiwa mosquera en una mañana espectacular, apenas a 300 metros de la posada. ¡Ya tengo ganas de que nuestro amigo Carlos monte el documental! No todos los días se pesca un tarpón con la 4 - 5, ni un peto wahoo con la 15 - 45 gr de spinning...



Ahora toca sentarse a escribir, a relatar nuestro periplo venezolano, no exento de algún momento de tensión...

Desde aquí nuestras gracias a la gente que hizo que nuestra estancia en la isla fuese más agradable aún si cabe (Dani, Gleidys, Fran, Ming, "las italianas marchosas", Franca, Fran y un largo etc. ).


Antonio Pradillo