sábado, 23 de enero de 2016

MOZAMBIQUE: ARRECIFES


La costa de Mozambique está salpicada de arrecifes, con algunos muy cercanos a la playa y otros más alejados, con caídas mayores. El problema principal es el viento, que suele soplar con mucha fuerza y dificulta poder pescar en ellos, máxime al tener que sacar la barca por la playa o por algún estuario. 

Combate con un gran atún de aleta amarilla que terminó desclavándose... era imposible estar ahí, pero allí estaban los locales pescando ¡a remo! 

Paco sacó un listado o bonito de altura y una bacoreta del Índico, justo en la misma pajarera en la que nosotros clavamos aletas amarilla... orgía atunera, todo revuelto.

Carlos sacó un pequeño atún magistralmente, es muy gratificante ver la evolución de esta persona en materia de pesca desde que lo conocí... nunca olvidaremos su primer lance a mosca en Mauritania ;)

Los Rainbow Runner son la morralla del Índico, una divertida alternativa que no quisimos dejar de probar con los equipos ligeros. 
Fueron víctimas de sandeels y jigs pequeños. 

Los vinilos eran devorados en los descensos por animales de esta familia... véase con detalle los dientes de este "ballesta vampiro".

Aunque había que trabajar, salía algún pez de colores. Esta fue la primera captura de Raúl en el arrecife, al primer lance. No sabemos ni de qué se trata... 

La bacoreta es muy parecida a la nuestra... 

Y no podía faltar la estrella de estas aguas, el king mackerel, tasarte o "cuta", un bicho maligno dotado de una dentadura espectacular, que fue capaz de cortar una y otra vez nuestros bajos, acero inclusive,  contando sólo dos capturas en mi haber. Los mejores señuelos, los jigs de casting; la mayor salió con un Psychosprat de 60 gramos. 

"Cuta", todo un reto que me costó perder 15 jigs en un día... 

Hubo algún susto considerable, como el animal que clavé con un monster slug de 25 cm que nos llevó 2 km de persecución, hasta dejarme tan cansado como al pez, teniendo que relevarme Raúl para tratar de levantar su enorme peso, algo que fue imposible. 

A duras penas pudimos pescar un día y un rato, pero fue suficiente para ver el potencial de esta costa... tenemos excusa para volver.  



4 comentarios:

  1. Bonito viaje, un paraiso de la pesca sin duda. Pena que no pudierais disfrutar de más días. Seguro que os quedásteis con ganas de pilarlo en mejores condiciones.
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, quedan muuuuchas ganas de más... ;)

      Eliminar
  2. Ese pez que no sabéis cual es ... diría que es un blood snaper.

    Saludos

    ResponderEliminar