sábado, 23 de enero de 2016

MOZAMBIQUE: ARRECIFES


La costa de Mozambique está salpicada de arrecifes, con algunos muy cercanos a la playa y otros más alejados, con caídas mayores. El problema principal es el viento, que suele soplar con mucha fuerza y dificulta poder pescar en ellos, máxime al tener que sacar la barca por la playa o por algún estuario. 

Combate con un gran atún de aleta amarilla que terminó desclavándose... era imposible estar ahí, pero allí estaban los locales pescando ¡a remo! 

Paco sacó un listado o bonito de altura y una bacoreta del Índico, justo en la misma pajarera en la que nosotros clavamos aletas amarilla... orgía atunera, todo revuelto.

Carlos sacó un pequeño atún magistralmente, es muy gratificante ver la evolución de esta persona en materia de pesca desde que lo conocí... nunca olvidaremos su primer lance a mosca en Mauritania ;)

Los Rainbow Runner son la morralla del Índico, una divertida alternativa que no quisimos dejar de probar con los equipos ligeros. 
Fueron víctimas de sandeels y jigs pequeños. 

Los vinilos eran devorados en los descensos por animales de esta familia... véase con detalle los dientes de este "ballesta vampiro".

Aunque había que trabajar, salía algún pez de colores. Esta fue la primera captura de Raúl en el arrecife, al primer lance. No sabemos ni de qué se trata... 

La bacoreta es muy parecida a la nuestra... 

Y no podía faltar la estrella de estas aguas, el king mackerel, tasarte o "cuta", un bicho maligno dotado de una dentadura espectacular, que fue capaz de cortar una y otra vez nuestros bajos, acero inclusive,  contando sólo dos capturas en mi haber. Los mejores señuelos, los jigs de casting; la mayor salió con un Psychosprat de 60 gramos. 

"Cuta", todo un reto que me costó perder 15 jigs en un día... 

Hubo algún susto considerable, como el animal que clavé con un monster slug de 25 cm que nos llevó 2 km de persecución, hasta dejarme tan cansado como al pez, teniendo que relevarme Raúl para tratar de levantar su enorme peso, algo que fue imposible. 

A duras penas pudimos pescar un día y un rato, pero fue suficiente para ver el potencial de esta costa... tenemos excusa para volver.  



sábado, 2 de enero de 2016

MOZAMBIQUE: LA COSTA


MOZAMBIQUE: LA COSTA
Pomene Bay fue nuestro destino, una reserva en la que encontramos un paisaje muy espectacular, dominado por una duna fósil que se extiende varios kilómetros hacia el interior, con una prominencia rocosa que ha influenciado en su formación ("las rocas del viejo hotel"), un estuario dominado por manglar y una restinga de arena blanca y cocoteros donde estableceríamos nuestra base.

 Vista de la playa en marea baja desde el viejo hotel.

Y esta fue nuestra casa durante unos días, con playa a un lado y estuario al otro. 

 Mi primer pez del Índico fue esta increíble palometa, que entró desde la playa al Psychosprat. La pesca es dura en la costa... 

 Con el mar  movido y marea baja, apenas nos quedaba la opción de pescar en este rinconcito y en las piscinas de la marea, que eran como un acuario. Con marea alta sacamos varias especies de peces como wolf herring, jureles, agujas, palometas, barracuda... viendo comer a las tortugas a nuestros pies.

 Los "fredis del Índico" se pescaban fácilmente en las piscinas a rock. 

 Nos movimos en coche para ir al poblado y a las rocas, a unos kilómetros del Lodge. 

Vista del estuario desde nuestro Lodge. Los flamencos dormían a escasos metros de nosotros. 

 Aunque el manglar estaba arrasado, pudimos capturar algunos clásicos de este ecosistema, como el pargo... 

 ... y la pick handle barracuda. Los Prey, señuelos triunfadores.

El enclave, precioso, con algún momento puntual de actividad de pequeños GTs de hasta 3 ó 4 kilos y jureles ojones. 

Un sitio precioso, toda vez que complicado de pescar, al menos para capturar peces grandes. Nada que ver, sin embargo, con la pesca en barca, en los arrecifes de fuera, toda una aventura que dejamos para la próxima entrada. 

Antonio Pradillo

Fotografías: Raúl Gil, Carlos Rodríguez (Producciones Bicho), Zayne Barkas (Lewire Fishing) y autor. 

viernes, 18 de diciembre de 2015

KRUGER, LIMPOPO & TIGER FISH

 A continuación os relato un breve resumen de lo vivido en nuestro último periplo africano. 

 Ver venir a uno de estos cara a ti pone los pelos de punta.

Nuestro primer destino en Sudáfrica ha sido el mítico Parque Nacional del Kruger, un sitio árido toda vez que fascinante, al poder circular por el mismo cruzándote con todos los grandes animales africanos. 

Búfalos en el arcén, a escaso metro y medio de nuestra mano... impresiona. 

Impalas a mansalva, junto a un buen montón de otras especies de herbívoros.

Hicimos noche en Letaba Camp, en medio del parque sudafricano, algo realmente mágico, donde cenamos carne a la brasa magistralmente hecha por Zayne y Vincent, de Lewire Fishing, la empresa que nos guiaría todo el viaje. 

Nos sorprendieron unas hienas que tenían la madriguera bajo la misma carretera... 

El Kruger linda con otro parque, el Limpopo, que ya se encuentra en Mozambique, y los animales están circulando libremente entre los dos territorios, aunque es cierto que se aprecian menos conforme te vas alejando de la frontera y te vas acercando a la población. 

Jirafas junto a la carretera en el Limpopo.

Covane Lodge (maravillosamente atendido por Marina) fue el centro de operaciones para pescar al pez tigre africano, un pez agresivo pero bastante difícil, por su boca dura, cortante dentadura y los acrobáticos saltos que dan nada más pincharse. 

Uno de los primeros tiger fish que conseguimos embarcar... nada fácil. 


Paco y uno de sus tigres. 

Picó alguno bueno, pero tuvimos que conformarnos con los pequeños, sacando además 4 peces gato. Lo más impresionante, tener los peligrosos hipopótamos a escasos 50 metros de nosotros, pescando entre cocodrilos, impagable. 

Raúl con su primer gato, víctima de la Caviar Spinner mientras andábamos al tigre. 

Fotografías de Raúl Gil y del autor. Agradecimientos: Savage Gear (logística), Lewire Fishing (guía) y Covane Lodge (alojamiento). 

Próximamente, la parte marina en Mozambique... 

martes, 10 de noviembre de 2015

EL AGUA DE LA VIDA


 Pesca ligera, con los sandeel slug 10 y las sandeel jig head 7 gr, con la caña LRF 2 - 10 gr.

Impresionantes estampas nos ha dejado el mar durante esta última semana. Hacía mucho tiempo que no había tanta actividad por parte de los peces depredadores, años diría yo. ¿Qué ha cambiado para que el desierto se convierta en vergel? Simplemente, el aporte de agua dulce. Una gran riada ha estado bajando por el Turia bastantes días, más el desagüe de una Albufera a rebosar.  Más de un grado menos en el agua y fitoplancton que ha atraído a enormes bancos de boquerones, y con ellos a hordas de bacoretas. 

Bancos de bacoretas por doquier... impresionante.

Pajareras por todas partes, para todo el mundo, una cantidad inusual de peces activos, aunque llama poderosamente la atención la relativa falta de los predadores clásicos de estas situaciones que dominaban antaño, tales como jurelas, palometones o anjovas... claro síntoma de enfermedad cuando las especies más sedentarias son las que menos actividad muestran... pues prácticamente no están, siendo los peces más migratorios y estacionales los que han salvado esta campaña, con atunes, llampugas, bonitos y bacoretas. Sirva este hecho para hacernos recapacitar sobre qué estamos haciendo mal y sobre la terrible necesidad de que llegue agua dulce al mar. 
Anjovas, no demasiadas y en tallas contenidas, claro indicio de sobre pesca.

viernes, 2 de octubre de 2015

EL CANGREJO DE RÍO, ¿AUTÓCTONO?


Recientemente se ha generado una gran controversia en España a raíz de un artículo de un tal Clavero que hablaba del presunto origen italiano de la especie, apoyándose en cierta documentación hallada sobre el transporte de unos cangrejos a nuestro país. Es probable (aunque no demasiado por las dificultades técnicas de la época -citadas por J. Galindo en las últimas jornadas de Conservación del cangrejo celebradas en Gerona-), debido a que era un hecho frecuente el traslado y regalo de animales de unos nobles a otros. Sin embargo, existen distintos estudios genéticos que avalan científicamente la variabilidad genética de la especie, que habría evolucionado en la Península Ibérica claramente durante muchos años, al menos desde el Pleistoceno (Beatriz Matallanas lo expuso en las mimas jornadas citadas anteriormente), dando una línea genética Atlántica diferente de la del resto de la Península, con singularidades encontradas además en determinadas cuencas, destacando los cangrejos del río Muga, que han mostrado resistencia al hongo letal de la afanomicosis. Tanto la Universidad Complutense de Madrid (echad un ojo al artículo  http://eprints.ucm.es/32998/) como el CSIC coinciden en resultados pese a ser grupos de trabajo independientes, debiendo citar que "alguien" de prensa "se columpió" y sacó un comunicado en la web oficial del CSIC apoyando la tesis de Clavero, aunque rápidamente se solventó el error. Así, no existe controversia, podemos asegurar que el cangrejo de río es Ibérico, autóctono, y es nuestro deber seguir trabajando por que no se extinga la especie. 


Antonio Pradillo Carrasco

viernes, 4 de septiembre de 2015

NUEVO CURSO DE PESCA EN CULLERA

La semana que viene tenemos un nuevo curso de pesca con señuelos artificiales, de la mano de Raúl Gil y servidor, gracias a la tienda Rojo Pesca de Cullera (Valencia) y Garper Fishing, empresa distribuidora de Savage Gear y Seaspin en España. 


Nos vemos en Cullera el 12 deSeptiembre   ;)

sábado, 1 de agosto de 2015

CARP SPINNING & 3D TPE MAYFLY

 "Regreso a los orígenes", debía haberse llamado este post. Y es que, de chaval, andaba yo con mi bici acosando a las carpas a pez visto, cerca de casa, y lo pasaba en grande. El culpable de esto, mi buen amigo Mads Grosell, que en la pasada EFTTEX de Polonia tuvo la brillante idea  de regalarme unas 3D TPE Mayfly Nymphs, que no es otra cosa que unas imitaciones de larvas de vinilo TPE, dotadas de un lastre interno, para pescar a spinning ligero. 

3D TPE MAY FLY NYMPH, otro nuevo juguetito de Savage Gear. 

Estos días pasados se me ocurrió probarlos, pescando unos minutos antes de ir a trabajar, en la amanecida, y la verdad es que he vuelto a engancharme a esta adictiva pesca que hace ya una veintena de años que practicaba... aunque entonces no empleaba una caña tan ligera, y es que he puesto a prueba una vez más la LRF 2 - 10 gramos, con un Okuma Raw 30 y un trenzadito HD4 de 0,10 mm.

Equipos ultra ligeros para buenos combatientes... 
 
  Antes de entrar a trabajar, unos lances de cortesía... adrenalina al 100%

 El resultado, impresionante, aunque en dos ratos me han roto varios peces entre la vegetación, quedándome sin más larvas, a un más de un mes aún de que lleguen al mercado, y con los barbos grandes como asignatura pendiente, por que no he sido capaz de pararlos entre las cañas. Volveremos a intentarlo...  

Bonitos amaneceres, aunque es duro soportar a los mosquitos...