viernes, 12 de septiembre de 2014

¿CAMBIO CLIMÁTICO?

Que me digan lo que quieran, pero doy fe de que esto está cambiando. Recuerdo cómo pescábamos los atardeceres hace años en la punta del Dique del Este, orientados al Norte, a resguardo del viento de las tardes, donde entraban las mojarras, sargos y demás. En un año como el que acabamos de pescar, poco hubiésemos podido pescar allí. Hemos cambiado las brisas (mar - tierra de día y viceversa de noche) por las noches de Noreste, que se extienden a atardeceres y amaneceres, que hacen del Levante una costa que se asemeja a las Canarias, con esas nubes bajas propias de los alisios. Hemos perdido las calmas matutinas, hemos cambiado los tiempos de la pesca. Si en nuestra costa valenciana se daba el fenómeno del up welling (afloramiento de nutrientes por las brisas), su posible modificación o ausencia podría ser el causante de un extraño año de pesca. De hecho, nos encontramos ante el peor año de cría de charranes desde que existe la colonia de cría de El Racó de l´Olla, siendo este uno de los indicativos de la presencia de comida (sardinas y boquerones), habiéndose perdido la sincronización en la entrada de peces con la de la cría de aves, conduciendo a una situación desastrosa que nunca antes se había dado. Hemos tenido momentos de mucho, como hacía tiempo que no veíamos, pero también hemos tenido momentos de nada, como nunca vivimos. Está claro que esto es un compendio de causas, de la que no podemos eximirnos nadie, tal como la sobre pesca o la continuada merma de caudales de agua dulce que llega al mar, pero que no nos engañen, el clima está cambiando. La primavera tarda en llegar, pero luego el aumento de temperatura es rápido y se alarga más de lo que debiera; actualmente tenemos el agua en Valencia a 27 ºC, cuando en otros tiempos era en esta semana cuando yo empezaba a pescar palometones en la playa, con el agua bastantes grados por debajo. No hablemos de la lluvia, que este año he visto llover tres veces en Valencia si no recuerdo mal, viendo zonas de monte en las que el matorral mediterráneo (lentisco, coscoja, romero, etc.) está completamente seco, algo nunca visto en nuestros montes, tan adaptados a las condiciones extremas. En fin, veremos cómo afecta esto a los peces. Podríamos acabar perdiendo unas especies, o  ganando otras, quién sabe. Yo, prefería lo de antes.  

Antonio Pradillo

viernes, 15 de agosto de 2014

El Manglar más cercano a Europa

EL MAMGHAR, en el centro de Mauritania, es el manglar más cercano a Europa. Hay enclaves muy similares más al Norte, en la costa de Mauritania, pero ninguno tiene a la especie más representativa, el árbol del mangle. 

Cangrejo violinista

Nosotros teníamos ganas de visitar este lugar, de comprobar la gran riqueza y productividad de este tipo de ecosistemas, y así lo hicimos en nuestro último viaje a Mauritania, el último día, cuando nuestro ego de pesca ya estaba saciado. 
La productividad de estas aguas es inimaginable.

Ingente es la cantidad de cangrejos violinistas que se da. Viven cerca de sus guaridas, unos agujeros excavados en la arena de la orilla. 

Todo son cangrejos. Seguro que hay peces dispuestos a comérselos con marea alta. 

Los cangrejos violinistas son un clásico de este tipo de ambientes, son extremadamente abundantes. Cogerlos...  no es tan fácil. 

Como en gran parte de la costa mauritana, hay grandes zonas someras que se inundan o vacían a merced de la marea, y las zonas más estuarinas, cerradas y cenagosas son las que reúnen los requisitos para crear el manglar. 
Vista de la zona de desagüe de la "laguna". 

Miles de aves limícolas europeas pasan "sus vacaciones" en este lugar durante nuestro invierno. 

Desde luego, nada que ver con los manglares de Costa Rica, por ejemplo, pero es que estos arbolillos están en condiciones desérticas, al límite de distribución de la especie. 

Este es el mangle continental más Septentrional de África. Es el árbol más cercano a nuestra casa. 

Volveremos, quién sabe si caña en mano. 



Antonio Pradillo, Carlos Rodríguez y Raúl Gil.

sábado, 5 de julio de 2014

DARTING ACTION

Este mes (Julio) en la revista Federpesca Mar, encontraréis un interesante artículo sobre este tipo de pesca, que nos está reportando un índice de capturas realmente impresionante, de la mano de los sandeel slug y las cabezas plomadas sandeel jig head, de Savage Gear.

Aunque la variedad de vinilos es considerable, son los sandeel slug los que se llevan la palma con esta técnica. 


 Las llampugas se vuelven literalmente locas con esta técnica y señuelos pequeños, de 10 cm, y colores vistosos. 

Hasta los dentones han sucumbido a esta técnica, en este caso con las gambas Manic shrimp.

La acción tan lograda de estos señuelo, en zig zag, logra desencadenar las picadas de los peces de forma sorprendente, dando un tirón por segundo más o menos, dependiendo de la especie a buscar y del tamaño del señuelo.

Para los palometones, lo mismo pero con señuelos de 20 cm o más, como los mismos sandeel slug o los real eel, ambos de Savagear. 


 Serviola, una de las estrellas de esta técnica. 

La verdad es que cuesta mucho encontrar información nueva y de utilidad sobre la pesca con señuelos, y espero que este artículo sea de vuestro interés. Así mismo, en nuestro DVD sobre la pesca con vinilos en el mar, se explica perfectamente esta técnica, y podéis comprobar lo efectiva que es "sin trampa ni cartón", ya que el documento filmado no lleva a engaño. 


Antonio Pradillo
Fotografías: Raúl Gil, Noelia Peris y autor.

jueves, 15 de mayo de 2014

ESTORNINOS, LAS CABALLAS DEL MEDITERRÁNEO

El estornino es la especie más común de "caballa" que encontramos en las costas mediterráneas, por ser  más amante de las aguas cálidas que la susodicha caballa. 

Estamos disfrutando estos días de una pesca espectacular con los equipos ligeros.

Ambas especies se parecen bastante físicamente, por su forma ahusada y colorido, si bien la caballa posee una boca más grande y unos ojos menores que el estornino, además de tener unas franjas oscuras en el dorso muy rectas y "limpias", justo lo contrario del estornino, que las tiene muy enrevesadas, con arabescos y curvas, y acabadas en punteado incluso.


Este año tenemos una inusual abundancia de estorninos en el Golfo de Valencia, como hacía tiempo que no veíamos, y de grandes dimensiones, encontrando unos bancos inmensos para nuestra alegría.

Eso sí están filtrando plancton, por lo que su pesca es realmente complicada, debiendo tentarlos muy fino, y con señuelos y recuperaciones que les exciten.


Los señuelos estrella, los sandeel slug 10 y las Manic shrimp 5, ambos ensartados en la micro sandeel jig head de 7 gr.


Los jureles suelen asociarse a los estorninos con frecuencia, y son facilones con las Manic shrimp de Savagear. 

Manic shrimp completamente engullida, con la micro sandeel jig head de 7 gr. 

Sólo esporádicamente se ceban a sardinillas, momento que aprovechamos para sacarlos con otros señuelos... 

La clave para triunfar, localizarlos y... ¡darting action!! 
Suerte, y a disfrutar. 


Antonio Pradillo

sábado, 19 de abril de 2014

NUEVOS DVDs

En apenas unos días estarán disponibles los nuevos DVDs que hemos editado, como siempre, con un carácter divulgativo, sobre la pesca a spinning. Si los anteriores os gustaron, ya sabéis, ¡cada vez nos vamos superando! 

TUNA FEVER es un entretenido documental donde pescamos bonitos, bacoretas "pequeñas", bacoretas gigantes y atunes rojos a spinning, con la participación de reputados pescadores como David Sánchez y Raúl Gil, con imágenes de  gran tensión ante pajareras increíbles en las que mostraremos cómo pescar estos peces tan esquivos. 


VINILOS EN EL MAR es un elaborado documental en el que se pescan lubinas grandes con vinilos sin plomar, bonitos con la técnica de moda, el "darting", jurelas a rock fishing ligero, etc., con algunas sorpresas espectaculares... ¡34 minutos de pura pesca!


Ya sabéis que podéis enviar un mensaje o un mail a  a.pradillo@hotmail.com  para pedirlos. 

miércoles, 2 de abril de 2014

SOY IMRAGUEN

Recuerdo haber visto de pequeño un documental del comandante Cousteau en el que los protagonistas eran los delfines. Recuerdo que los lugareños los llamaban con tambores y palos, y los delfines achuchaban a una ingente cantidad de lisas contra la playa, algo realmente espectacular. Quién me iba a decir que conocería, años más tarde, a aquella cultura tan ligada al mar, los Imraguen. Estos días pasados volví a buscar en mi biblioteca, encontrando aquel documental entre la colección de VHS del comandante, volviendo a emocionarme al ver aquellas imágenes... ¡yo he estado ahí!! 

 Orgullo de quién son y de su pasado.

Los retratos dicen mucho de la dureza climática en la que viven, pero os puedo asegurar que son tan felices como humildes y buenas personas. 


Esta suerte de halibut estaba a punto de ser fileteado por la matriarca para secarlo al aire. Pensemos que no hay neveras. 
 Una vez seco, lo mastican al estilo "chicle", como si fuese bacalao seco. Nos ofrecieron amablemente, pero declinamos la invitación...

...no somos muy amigos de las moscas.

 Fabulosos retratos con los críos. 




 Véase el collar de vértebras de pescado.

 Lo pasamos tan bien como ellos, sin duda. Lo más curioso, que intentaban pasar las imágenes mostradas en el visor de la reflex, como si fuera un móvil táctil... ¡África ya no es lo que era!!

 Sí, esto es el pueblo. Las cabras reciclan lo posible, no hace falta mucho más para vivir de cara al mar.
Las khaimas dan paso al chabolismo puro... 
 Básicamente comen pescado, más algo de carne de tortuga de mar y cabra. 
 Esto es lo que ven todos los días. Es muy duro, y a la vez privilegiado. 
Allí nos pusimos, sin pensarlo, a empujar el barco para sacarlo del agua. Allí sólo se navega a vela, y no pienso irme de allí -a la próxima- sin salir a pescar -convivir- con ellos. 


Al parecer, los pescadores locales ya no esperan a los delfines, la pesca ha disminuido demasiado, aunque siguen explotando básicamente las lisas, de forma rudimentaria, para secarlas y exportarlas a los países y pueblos del interior de África. Ya no pescan lisas en exclusiva, sino que también capturan a mano corvinas,  tiburones...  víctimas de los ciudadanos del "primer mundo", que contribuyen al deterioro de un ecosistema en el que el hombre vivió en harmonía durante siglos. He visto con mis ojos enormes fosos repletos de tiburones sin aletas, y de eso somos responsables todos, esta gente nunca lo había hecho, igual que somos responsables del exterminio producido en toda la periferia del Parque Nacional y en todo el Banco Sahariano en general. 

Y, como colofón a esta entrada del blog número 99, os dejo un enlace a  la parte susodicha del documental de Cousteau, es algo maravilloso. No sé vosotros, pero yo, soy Imraguen. 



http://www.youtube.com/watch?v=Z39XSF21Nc0&list=PLF0222E7FAA7A563B&feature=share&index=1



lunes, 3 de marzo de 2014

MAURITANIA, TERCER ASALTO

Hay algo que te obliga a volver allí, a donde el Desierto se convierte en un océano repleto de vida, donde uno es capaz de olvidar por unos días la ajetreada vida  que llevamos, para pasar a formar parte de un ecosistema único, durmiendo bajo un manto de estrellas, entre chacales, donde la pesca se convierte en una cuestión de supervivencia, donde el choque cultural nos hace crecer como humanos. 


Este ha sido el viaje de los palometones. Hasta 30 hemos podido capturar Raúl Gil y yo, con una tarde mágica en la que sacamos hasta 17 ejemplares. 

Hay enclaves en los que pocos peces habrán visto un señuelo, donde podrías estar pescando sin ver a nadie en toda la semana.

 Vadeando, caña del 5 en mano, buscando algún palometoncito que pescar a mosca... ¡menuda pelea me dió el jurelito!

 Aguas someras y relativamente turbias... mal escenario para encontrar serviolas, pero ésta se dejó engañar por Raúl con el equipo de casting y una gambita Manic Shrimp. 

 Las rocas nos hicieron perder algunos señuelos con peces realmente grandes. Ojo, cuando decimos grandes, es GRANDES, por que de hasta 15 - 20 kilos salieron bien. 

 Esta autofoto es la culminación de un gran esfuerzo. Carlos, de producciones Bicho, con su trabajo ya hecho, trató el último día de sacar algún jurel o algún palometón a mosca. No es una tarea fácil, y su primer jurel nos contagió la alegría que sintió al verlos seguir y clavar. 

 A veces los abadejos son realmente molestos, subiendo hasta la superficie a por los señuelos destinados al palometón o a la cobia. Se lo zampan todo.

 Mucha gente viaja a ver aves a este país. Nosotros no las buscamos, pero te las encuentras. 

 El viaje es al más puro estilo París Dakar. 


 "Palometoning", nuestro deporte favorito. Esta vez, al Salty Freestyler de Savagear. 


 Hubo tiempo para el eging salvaje... 

 Y muuucha sama "de ración" a las gambas Manic Shrimp, al menos en los lances en los que los abadejos dejaban llegar el señuelo al fondo. También salieron verrugatos, borriquetes, sargos, bailas...


Un nuevo viaje para recordar, desde luego, durante muuuucho tiempo. Gracias Elmami y Matala, gracias Carlos y Raúl, y gracias a Savagear por colaborar en la logística.