sábado, 19 de abril de 2014

NUEVOS DVDs

En apenas unos días estarán disponibles los nuevos DVDs que hemos editado, como siempre, con un carácter divulgativo, sobre la pesca a spinning. Si los anteriores os gustaron, ya sabéis, ¡cada vez nos vamos superando! 

TUNA FEVER es un entretenido documental donde pescamos bonitos, bacoretas "pequeñas", bacoretas gigantes y atunes rojos a spinning, con la participación de reputados pescadores como David Sánchez y Raúl Gil, con imágenes de  gran tensión ante pajareras increíbles en las que mostraremos cómo pescar estos peces tan esquivos. 


VINILOS EN EL MAR es un elaborado documental en el que se pescan lubinas grandes con vinilos sin plomar, bonitos con la técnica de moda, el "darting", jurelas a rock fishing ligero, etc., con algunas sorpresas espectaculares... ¡34 minutos de pura pesca!


Ya sabéis que podéis enviar un mensaje o un mail a  a.pradillo@hotmail.com  para pedirlos. 

miércoles, 2 de abril de 2014

SOY IMRAGUEN

Recuerdo haber visto de pequeño un documental del comandante Cousteau en el que los protagonistas eran los delfines. Recuerdo que los lugareños los llamaban con tambores y palos, y los delfines achuchaban a una ingente cantidad de lisas contra la playa, algo realmente espectacular. Quién me iba a decir que conocería, años más tarde, a aquella cultura tan ligada al mar, los Imraguen. Estos días pasados volví a buscar en mi biblioteca, encontrando aquel documental entre la colección de VHS del comandante, volviendo a emocionarme al ver aquellas imágenes... ¡yo he estado ahí!! 

 Orgullo de quién son y de su pasado.

Los retratos dicen mucho de la dureza climática en la que viven, pero os puedo asegurar que son tan felices como humildes y buenas personas. 


Esta suerte de halibut estaba a punto de ser fileteado por la matriarca para secarlo al aire. Pensemos que no hay neveras. 
 Una vez seco, lo mastican al estilo "chicle", como si fuese bacalao seco. Nos ofrecieron amablemente, pero declinamos la invitación...

...no somos muy amigos de las moscas.

 Fabulosos retratos con los críos. 




 Véase el collar de vértebras de pescado.

 Lo pasamos tan bien como ellos, sin duda. Lo más curioso, que intentaban pasar las imágenes mostradas en el visor de la reflex, como si fuera un móvil táctil... ¡África ya no es lo que era!!

 Sí, esto es el pueblo. Las cabras reciclan lo posible, no hace falta mucho más para vivir de cara al mar.
Las khaimas dan paso al chabolismo puro... 
 Básicamente comen pescado, más algo de carne de tortuga de mar y cabra. 
 Esto es lo que ven todos los días. Es muy duro, y a la vez privilegiado. 
Allí nos pusimos, sin pensarlo, a empujar el barco para sacarlo del agua. Allí sólo se navega a vela, y no pienso irme de allí -a la próxima- sin salir a pescar -convivir- con ellos. 


Al parecer, los pescadores locales ya no esperan a los delfines, la pesca ha disminuido demasiado, aunque siguen explotando básicamente las lisas, de forma rudimentaria, para secarlas y exportarlas a los países y pueblos del interior de África. Ya no pescan lisas en exclusiva, sino que también capturan a mano corvinas,  tiburones...  víctimas de los ciudadanos del "primer mundo", que contribuyen al deterioro de un ecosistema en el que el hombre vivió en harmonía durante siglos. He visto con mis ojos enormes fosos repletos de tiburones sin aletas, y de eso somos responsables todos, esta gente nunca lo había hecho, igual que somos responsables del exterminio producido en toda la periferia del Parque Nacional y en todo el Banco Sahariano en general. 

Y, como colofón a esta entrada del blog número 99, os dejo un enlace a  la parte susodicha del documental de Cousteau, es algo maravilloso. No sé vosotros, pero yo, soy Imraguen. 



http://www.youtube.com/watch?v=Z39XSF21Nc0&list=PLF0222E7FAA7A563B&feature=share&index=1



lunes, 3 de marzo de 2014

MAURITANIA, TERCER ASALTO

Hay algo que te obliga a volver allí, a donde el Desierto se convierte en un océano repleto de vida, donde uno es capaz de olvidar por unos días la ajetreada vida  que llevamos, para pasar a formar parte de un ecosistema único, durmiendo bajo un manto de estrellas, entre chacales, donde la pesca se convierte en una cuestión de supervivencia, donde el choque cultural nos hace crecer como humanos. 


Este ha sido el viaje de los palometones. Hasta 30 hemos podido capturar Raúl Gil y yo, con una tarde mágica en la que sacamos hasta 17 ejemplares. 

Hay enclaves en los que pocos peces habrán visto un señuelo, donde podrías estar pescando sin ver a nadie en toda la semana.

 Vadeando, caña del 5 en mano, buscando algún palometoncito que pescar a mosca... ¡menuda pelea me dió el jurelito!

 Aguas someras y relativamente turbias... mal escenario para encontrar serviolas, pero ésta se dejó engañar por Raúl con el equipo de casting y una gambita Manic Shrimp. 

 Las rocas nos hicieron perder algunos señuelos con peces realmente grandes. Ojo, cuando decimos grandes, es GRANDES, por que de hasta 15 - 20 kilos salieron bien. 

 Esta autofoto es la culminación de un gran esfuerzo. Carlos, de producciones Bicho, con su trabajo ya hecho, trató el último día de sacar algún jurel o algún palometón a mosca. No es una tarea fácil, y su primer jurel nos contagió la alegría que sintió al verlos seguir y clavar. 

 A veces los abadejos son realmente molestos, subiendo hasta la superficie a por los señuelos destinados al palometón o a la cobia. Se lo zampan todo.

 Mucha gente viaja a ver aves a este país. Nosotros no las buscamos, pero te las encuentras. 

 El viaje es al más puro estilo París Dakar. 


 "Palometoning", nuestro deporte favorito. Esta vez, al Salty Freestyler de Savagear. 


 Hubo tiempo para el eging salvaje... 

 Y muuucha sama "de ración" a las gambas Manic Shrimp, al menos en los lances en los que los abadejos dejaban llegar el señuelo al fondo. También salieron verrugatos, borriquetes, sargos, bailas...


Un nuevo viaje para recordar, desde luego, durante muuuucho tiempo. Gracias Elmami y Matala, gracias Carlos y Raúl, y gracias a Savagear por colaborar en la logística. 

sábado, 1 de febrero de 2014

MANIC SHRIMP, UN SEÑUELO REVOLUCIONARIO

Hace algo más de un año que le pedí a Mads Grosell, diseñador de Savagear, unas gambas de vinilo. Era algo que necesitábamos, ante la insistente pesca que estábamos haciendo de sargos, pargos, pajeles y doradas. El invierno anterior lo pasamos bien pescando con cangrejillos, pero intuíamos que las gambas aún podrían ser más efectivas. Mads pronto hizo dos diseños, que nos enseñó en la feria de la EFTEX, cuando presentó a otro de los que le habíamos pedido, el nuevo cangrejo de río en 3D, que le valió el premio a mejor señuelo. El caso es que desde el verano, con apenas unas muestras, hemos podido pescar muchas lubinas, sin plomar, y ahora son los espáridos y los pequeños carángidos los que sucumben a este señuelo desde la barca (lastrado con una bala de tungsteno o con la sandeel micro jig head). 

 Quien diría que las doradas se iban a pescar tan fácilmente a spinning. Lástima que la más grande se desclavara, queda pendiente sacar una buena cabezona a rock.

Los tamaños grandes pescaron bien en Noruega... ¿por qué no lo tenían que hacer en el Mediterráneo?

 Los pargos pican muy bien, como pude comprobar el día que estuve pescando con mis amigos Raul y Miguel.
 Ni hablar de vacas y serranos, claro, que tienen en las gambas y cangrejos su principal fuente de alimentación.

La semana pasada, por fin, llegaron a las tiendas españolas. Por fin podemos gastar esas dos muestras que me quedaban, como si fueran de oro,  y hacer un buen acopio, a ver qué tal se portan por África. 
 Estos días son las jurelas, serviolitas y anjovitas las que devoran las gambas. Es increíble la diferencia cuando pescamos con este señuelo, aun cuando lo comparamos con otros que ya se suponían "los mejores", como el sandeel slug de 10 cm.

 Una tras otra, lance tras lance, se suceden las capturas.

 La jurela es víctima segura con este señuelo, que aguanta unas 20 - 30 capturas hasta que se daña por completo.
Acertada carta de colores, con marrón, verde oliva, azul perla, miel y rosa. 

Hemos creado un arma de destrucción masiva, respetad el mar e intentad devolver con vida al mayor número posible de capturas, nuestro hijos nos lo agradecerán ;)


miércoles, 1 de enero de 2014

EL MISGURNO: UN NUEVO INQUILINO EN LA ALBUFERA


El Misgurno (Misgurnus anguilicaudatus) es, junto a la trucha arco iris y el siluro, uno de los últimos peces que han aparecido en La Albufera. Se trata de una especie de "colmilleja" asiática, un pez alargado y resbaladizo dotado de 10 barbillones, aunque algunos son muy pequeños y apenas se dejan ver. 
Dojo o misgurno (Misgurnus anguilicaudatus)

El año pasado tuvimos noticias de este animal, cuando algún furtivo los empleó como cebo vivo para pescar lubinas en el entorno del Parque Natural de l´Albufera. De ahí a que diera "el salto" al medio natural, tan sólo tuvo que pasar algo de tiempo. Los animales fueron importados del Delta del Ebro, y los furtivos debieron liberarlos en las inmediaciones de Sueca, probablemente cerca -o de camino- de su casa, pensando en poder disponer fácilmente del animalito en el futuro. 

Detalle de los barbillones. Cuatro de ellos son muy evidentes.

Poco a poco, las capturas de este pez se van haciendo más frecuentes, apareciendo ya en los muestreos realizados por el personal de la Generalitat Valenciana, en los que he tenido el gusto de participar. Veremos cómo afecta esta nueva plaga que se avecina a especies tan carismáticas como la colmilleja o el blenio de río, máxime cuando este competidor parece poder soportar altos niveles de contaminación y de temperaturas... 


Antonio Pradillo

domingo, 1 de diciembre de 2013

NORUEGA 2013: CRUZANDO ESCANDINAVIA


Nuestro regreso a Noruega fue esta vez vía Suecia, con el intento de abaratar costes y hacer algo de pesca en este país, aunque sería algo "relámpago". Apenas unas varadas en la ida, en el Báltico, donde sacamos algunos "lapiceros" con cierta facilidad, así como algunas percas europeas, que sucumbían con los equipos de rock. La gente española tiene la idea de que es muy fácil pescar lucios gigantes, pero lo cierto es que fuera de época y desde costa, esto es harto complicado. 

Raúl intentó algo un poco más serio en el Báltico, y sacó algún lucio un poco más grande que los pequeñines que sacamos a rock. 

 Las percas son peces preciosos, que igual atacaban en momentos de actividad a cualquier señuelo para lucio, mientras otras veces estaban difíciles hasta con los equipos de rock. 

Después de cruzar toda Escandinavia en coche, estando a punto de atropellar un urogallo y viendo correr de manera impresionante a un alce junto a nuestro coche, llegamos a nuestro destino, donde nos esperaba un tiempo bastante apacible y mucha gente de pesca aún, con el camping a tope. Como siempre, las sesiones de rock ligero al volver de las sesiones embarcadas nos dieron mucho juego, con momentos de mucha actividad, pescando a pez visto con mucha frecuencia.

Los mini carboneros dan un juego increíble en la puerta de nuestra casa. 


 Hay momentos de actividad increíble en la puerta de nuestra casa. Raúl está soltando su bacalao y Óscar está sacando su abadejito... 

 Este año el rock nos dio una especie nueva, una solla capturada a pez visto con un vinilo. 

Por otro lado, el barco nos dejó una sensación agridulce. Peces había, en los mismos sitios de siempre, pero estaban recelosos, de manera muy distinta al año pasado, que se comían cualquier cosa. No había tanto arenque, y había que hilar fino para capturar peces con frecuencia tras las dos primeras pasadas. Sacamos muchísimos peces, como siempre, pero hemos vivido situaciones bastante mejores que en este último viaje.  

 El Eglefino o "Haddok" es una "delicatessen" en la cocina, infinitamente mejor que el bacalao, que es lo peor de estas aguas. 

Cuando las cosas estaban difíciles, Raúl les daba  a drop shot con los sandeel slug de 10 cm... 

 ... y yo con el mismo señuelo pero con la cabeza plomada de 7 gr. ¡una pesca complicada pero realmente efectiva!

 A media agua, cerca de las orillas escarpadas, son cientos los abadejos y carboneros que puedes llegar a capturar pescando ligero. 



Uno de los bacalaos más grandes de este año. Estaba extremadamente delgado, pesaría 4 kilos, pero debería haber pesado al menos 7, era un auténtico "pez cadáver". 

Dedicamos una tarde a machacar las caballas con los equipos ligeros, yo las pesqué incluso en superficie. 

 ¡¡Sesión Caballa!!

 Los halibut no dieron la cara este año. Tuve el gusto de sacar el único pequeñín del viaje, bajo una mancha de arenques, cómo no., y al sandeel.

 Uno de los más grandes de Óscar en este viaje.

 Los carboneros gigantes tampoco entraron, aunque sacamos peces "buenos" con los equipos ligeros.

 Uno de los "grandes" de Raúl, al Cut Bait Herring, tentando al Halibut. 

Inchiku, vinilo, jig... se jalan todo, aunque no estaban tan fáciles este año.  

 Las spinners también son atacadas ¡a veces las engullen enteras!

Las Manic shrimp dieron la campanada, como se esperaba, pues los bacalaos comen gambas y cangrejos básicamente. Curiosamente, el bacalao más grande del viaje salió con la gamba más pequeña,  que engulló hasta el estómago, y puso en serios aprietos el equipo ligero hasta que lo pudimos levantar. 

 Y no nos cuidamos nada mal ¿eh?

 
Y, por supuesto, hubo algún rato para que me hiciera con mi salmón, mis reos y, por fin, con algún salvelino ártico.  

La vuelta tuvo el "fiasco" de la Laponia sueca. Pescamos un tramo de truchas gigantes, en uno de esos ríos ingobernables, donde la actividad fue nula por la avanzada estación y ausencia de insectos. Apanas unas truchitas y a buscar setas para la cena, aunque allí te buscan ellas a ti. 


Como siempre, gracias a todos aquellos que nos han facilitado el viaje, Rigmor y Ole (Sjobakken) y personal de Vasterbakken. Volveremos.  


Antonio Pradillo
Fotografías: Raúl Gil, Óscar Bas y autor.