sábado, 20 de octubre de 2018

PESCANDO VERTICAL EN AGUA DULCE

Este año hemos tenido una larga temporada de mar agitado y poca pesca que me ha hecho desplazarme más de lo habitual a pescar en agua dulce. Además, la pesca desde el kayak Radar de Wilderness systems con sus pedales hace que sea cómoda y placentera, incitándome una y otra vez a repetir. La pesca en embalse con agua caliente casi siempre es buena, aunque a veces no sean peces grandes, pero este Verano he dejado de lado bastante la pródiga pesca de orillas para pasar a tratar de entender lo que sucede en el medio del embalse. 
 Combates épicos con la LRF y la Bushwacker 3 - 18 gr. He intentado los lucios con cosa grande, pero la verdad es que las capturas han sido escasas en nuestras aguas... Valencia no es tierra luciera, sin duda. 

La verdad es que no es fácil pescar en vertical; en primer lugar, hay que saber entender tu ecosonda, y no por que esta sea más cara va a ser mejor para nuestro propósito. Empecé en el kayak con una Humminbird asequible que me leía el señuelo perfectamente, pero tuve un problema con ella -fue la que me dejó tirado en el Campeonato de España de Octubre del 2017- y opté por cambiarla por la que gané en ese mismo campeonato, la Garmin Striker 7, que tiene una pantalla más grande que la tele de mi casa, con su GPS, frecuencias divididas, etc. Sin embargo, es cierto que no siempre me lee el señuelo, y que me cuesta más diferenciar entre peces grandes y pequeños que en la Humminbird o en la maravillosa Dragonfly 4 pro de Raymarine, que es la que tenemos en la barca para el mar. 
Las carpas se han llevado la palma en cuanto a capturas. 

El tema es que tampoco es estrictamente necesario visualizar el señuelo en la sonda (basta con localizar bancos de minitalla y "gente mayor" alrededor), pero la verdad es que resulta muy ameno y de ayuda ver casi en directo cuando nos sigue un pez o si nos aparece una potencial presa a una altura diferente de la que estamos pescando, para pasar a situarle el señuelo por los morros en unos pocos segundos. Muchas veces vemos persecuciones en la pantalla, que al parar se transforman en picadas... o en rechaces que no veríamos de ninguna otra forma.

 Ahí está lo que buscamos, alburnos y peces grandes tanto por arriba como por abajo. En este caso, trabajando con frecuencia dividida con la Garmin Striker. 


He pescado con diversos señuelos y prácticamente con todos he obtenido resultados positivos, aunque la verdad es que uno de los que mejor me han funcionado ha sido el Horny Herring de Savage Gear, que imita fielmente a un alburno, y que los peces me han tomado tanto en la bajada como en la subida. Es cierto que le cuesta un poco bajar a muchos metros de profundidad (he pescado hasta a 35 m), pero su movimiento en caída es el que propicia las picadas, además de marcar muy bien la trayectoria en la sonda, distinguiendo perfectamente el señuelo del resto de peces al marcar su movimiento de vaivén en la sonda. 

El Horny Herring de Savage Gear ha demostrado tener una enorme efectividad en la pesca vertical por su similitud con los alburnos y su buena visibilidad en la ecosonda. 

Toca seguir entrenando más esta técnica, que llega a ser tan apasionante cuando pican como aburrida cuando los peces no quieren saber nada de nosotros. Personalmente, con la Striker tengo muchos problemas al no distinguir entre carpas y otros peces del embalse, que seguramente con la Raymarine sí lo haría, pues en el mar sí distingo barracudas, por ejemplo.


Antonio Pradillo Carrasco   




No hay comentarios:

Publicar un comentario