jueves, 21 de abril de 2016

BONITADAS 2016

Y seguimos con el boom de bonitos, ante el descenso de otras especies clásicas que nunca faltaron así. Desde pequeño recuerdo que hubo años en los que abundaban ciertas especies, años de besugos, de roncadores... pero las anjovas, herreras -mabras-, mojarras -vidriadas-  y jurelas siempre estaban ahí, en cantidades industriales, cuando ahora parecen casi desaparecidas. No sé si los bonitos serán esa suerte de vecería, con tres años seguidos excepcionales, o si será una tendencia dictaminada por cualquier motivo... lo veremos en los próximos años. Recuerdo cómo hace unos años enseñaba a David y José, dos buenos amigos, a pescar bonitos al agua, por que era raro verlos comer arriba (extrañísimo en bancos grandes agrupados), y puedo decir que yo era de los pocos -si no el único- que los pescaba con regularidad. En innumerables ocasiones y lugares fueron muchos los pescadores "ilustres" valencianos que pescaron sobre ellos, sin saber que estaban, y no sacaron ni un solo ejemplar, pese a que era sencillo si hacías lo que ellos querían. El darting marcó época cuando lo descubrimos, y disfrutamos -a solas- de un par de inviernos épicos, hasta que la gente fue dando cuenta de su pesca.



Bonito a la 3D sardine. Se zamparon todos los cuerpos y tuve que usar los 3D Bleak Paddle Tail.


Pero el remate ha sido en los dos últimos años, en los que encontramos bancos grandes monoespecíficos, en los que el mar se convierte en un hervidero de bonitos, algo insólito, que ha animado a mucha gente a practicar spinning, siendo curioso ver cómo ahora se pone de moda la pesca que yo practiqué en mi juventud, con la bombeta, justamente ahora que nosotros vamos llevando esto al extremo más ligero, aunque tuvimos nuestro momento -antes de que se proclamara su entrada a los cuatro vientos- , cuando estuvimos disfrutando de su pesca con poppers y paseantes, en superficie, para hacerlo un poco más difícil.

 3D Sardine de 8 cm, brutal con la cabeza plomada de 11 gramos -14 gr en total- (en imagen la de 8).


Como siempre, aprovechamos la abundancia para aprender a pescar, probando señuelos, líneas y anzuelos, especialmente en los momentos complicados en los que se cebaron a sardinillas realmente pequeñas, dando con uno de los mejores señuelos en una de las salidas chárter...  


 Dying Minnow. Ya lo había probado con buenos resultados ensartado horizontalmente, pero fue mi amigo Alejandro quien lo ensartó vertical, en la cabeza sandeel de 7 gr, en el color mackerel, para clavar sin parar a cada lance con la cañita de rock, sacando monstruos de unos 4 kilos con unos equipos imposibles.  
  
Esperemos que no sea pasajero, que tengamos bonitos para entretenernos por mucho tiempo ;)

1 comentario:

  1. ojalá duren muchos años sí, dependiendo de ello que los pescadores no arrasen a diario con los bancos llevándose todo bonito que pica y los profesionales... Son momentos para probar nuevas cosillas, seguro que cada temporada nos sorprendéis con algo Antonio ;)
    Por cierto...dejad subir algun banco para el delta!!! que están desaparecidos jajaja ;) Un abrazo!!

    ResponderEliminar