lunes, 27 de febrero de 2017

MONSTER SLUG, otro "as" del darting en la manga.

Ante la salida del Sandeel Slug de 20 cm del catálogo de Savage Gear para Europa, en nuestro último viaje sahariano me decidí a dedicar algo más de tiempo a los Monster Slug, si bien ya los puse a prueba en algunos lances en Maldivas (2016) e incluso Mozambique (2015), cuando clavé el pez más grande del viaje. El señuelo en sí no tiene nada del otro mundo aparentemente, presentando una forma más o menos de pez, con la cola en "V", aunque si lo examinamos con detenimiento comprobaremos que está dotado de una cámara de aire interna y de un sonajero, lo que aumenta considerablemente su atractivo, pues es un señuelo claramente visible en las ecosondas. No en vano, este señuelo está causando furor en toda la Europa luciera, donde se ha puesto de moda la pesca vertical de grandes lucios y luciopercas. Así, tenemos la opción de pescar lento, emulando la pesca de agua dulce, o bien de practicar darting, ya que responde muy bien a tirones al montarlo con las mismas cabezas convencionales de los sandeel, pudiendo montar los pequeños (20 cm) con cabezas de 42 ó 65 gramos para pescar desde costa (como hice yo hace unas semanas), o montar los grandes (25 cm) para pescar más a lo bruto con cabezas de hasta 100 - 150 gramos. Palometones, serviolas, meros, corvinas... tan sólo hemos de saber dónde andan, poner la cabeza correctamente y dar el movimiento adecuado para engañarlos. Un señuelo más a tener en cuenta, especialmente en aquellos enclaves en los que sabemos que hay peces muy grandes pero los "pequeños" no nos dejan pescar, cambiando nuestro Sandeel Slug por el Monster Slug. 

 Si el señuelo de 20 cm  no es suficiente para evitar a la "morralla", como este abade, toca subir al de 25 cm. 


Pero no sólo el darting es el fuerte de este señuelo, pues nos encontramos ante una auténtica maravilla de la pesca lenta vertical o semi vertical, como pude comprobar hace unas semanas capturando numerosas corvinas donde nadie era capaz de engañarlas. Sólo este señuelo conseguía la presentación correcta. 

En lo que a resultados respecta, el señuelo cumplió en el Sáhara hasta que se me agotaron las existencias. Brutal fue la pesca de corvinas por encima justo de las rocas, haciendo un jerking muy lento  gracias a la caída frenada por la cámara de aire y la disposición de la cola. Fue increíble la pesca con este señuelo en momentos del día en los que estos peces nunca muestran la cara. El darting, como era de esperar, también ofreció buenos resultados, engañando muy bien a los palometones y jureles pescando la columna de agua a golpes. 

Jureles y palometones son presa fácil a darting, de manera similar al sandeel slug. 

Y ahora sólo nos queda reponer las cajas para nuestra próxima aventura, por que seguro que vamos a necesitar un buen saco de "monsters" con los que combatir a nuevos comensales... Julio está a la vuelta de la esquina, y Senegal promete buena pesca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada