sábado, 3 de febrero de 2018

MIS SEÑUELOS FAVORITOS: SANDEEL SURF WALKER

Llevábamos mucho tiempo detrás de un señuelo con estas características, desde que Mads Grosell (diseñador de Savage Gear) vino a Valencia (España) y le enseñé cómo pescábamos con el mítico Surface Cruiser, aquel pencil popper de Yo Zuri que se lanzaba al infinito y trabajaba tan bien en superficie. La idea era conseguir que ese patrón de pencil popper se plasmara en un señuelo aún más efectivo, dotado de un enorme realismo que no tenía el Yo Zuri, y que es un campo que trabaja mejor que nadie Savage Gear. 

                         Aspecto realista, nuevamente un 10 para Mads Grosell y Savage Gear. 

Además, el hecho de tener un cuerpo más fino aumentaría considerablemente el ratio de picadas exitosas, como ha demostrado en estos meses de prueba, antes de que se lanzara definitivamente al mercado. El lance es muy bueno, pese a que el viento lateral puede hacer que no vuele completamente perfecto, pero Mads ha insistido en no sacrificar la posición en superficie -casi horizontal-, no desplazando por completo el peso a la parte trasera, para conseguir que el señuelo sea mucho más eficaz frente a los peces. 

 Una de las anjovas que he podido sacar con este señuelo. Un centenar de peces en unos meses es más que suficiente para asegurar que se trata de un señuelo realmente bueno, titular indiscutible en mi caja de señuelos de superficie. 

¿Cómo pescamos? Pues la verdad es que me ha resultado muy fácil emplearlo como un paseante, realizando un slalom perfecto, siendo brutalmente atacado por las anjovas, aunque también ha resultado muy exitoso el uso como un pencil convencional, en recuperación lineal, e incluso a gran velocidad con la versión hundida, como un skipping lure, ya que parece una aguja que huye en superficie a toda velocidad, habiéndose convertido en un auténtico "señuelo talismán". 
                                        Forma aerodinámica y realismo, buena combinación. 

Durante estos dos últimos meses, han sido muchos los días en los que los pescadores de mi alrededor no han conseguido ni picada, mientras que mi señuelo conseguía una tras otra, y todo en un área de pesca tan presionada como es Valencia y sus alrededores. Quizás sea por aquello de "la novedad", que los peces aún no conocen esta acción, pero lo cierto es que este señuelo está sorprendiéndome mucho más de lo que hubiera pensado, especialmente en su versión flotante... y ya estamos con las pruebas del nuevo tamaño que vendrá en 2019... ¡alucinante!  ;)   

No hay comentarios:

Publicar un comentario